PERIÓDICO DESDE LA U: ¡20 AÑOS!

Hacer periodismo universitario demanda una misión: forjar espacios comunicativos de reflexión y crítica, que den cuenta del acontecer universitario y de sus principios misionales, pero también del acontecer regional, nacional y global; todo ello, a partir de las distintas miradas que convergen desde la “U”. En este 2021, el periódico que usted tiene en sus manos está cumpliendo 20 años de avanzada hacia dicha misión.

“Ay, a dónde vamos a ir…, ay, donde vamos a estar…

cerca del fuego dentro de un siglo…”[1]

Por: Juan Guillermo Soto M.

“Un semestre después de ingresar a la U, recuerdo que llegué a Café y Letras y alguien lo tenía en la mano; me senté a parchar, y, ahí lo leí por primera vez”; “estaba en una marcha, por las calles de Neiva, como en el 2017, por la defensa de la educación pública, y se me acercó alguien a entrevistarme. Allí supe que existía ese periódico en mí universidad. Desde entonces lo leo”; “vinieron unos muchachos de la universidad, de allá de Neiva. Eso fue como en el 2016. Querían que les hablara sobre la problemática ambiental que hemos tenido aquí, en la zona del Páramo de Miraflores, por la extracción petrolera… ”; “llegó un joven a la sala de profesores de aquí del colegio, preguntando por algún profesor de Español. Me habló del periódico de la USCO y nos dejó unos ejemplares para que los leyéramos con los niños”; “junto con el equipo técnico de la Surcolombiana, que estaba acompañándonos aquí en Betania con lo de la siembra del pataló y dorada, nos entrevistaron que pa un periódico…”; “en clases de periodismo, año 2004, sabía de su existencia. Lo veía como algo interesante pero… casi inalcanzable.  Sin proponérmelo, años más tarde terminé trabajando allí”.

Desde La U nació en el año 2001, durante la administración de Jesús Antonio Motta.  En ese entonces, dependía directamente de rectoría. Sin embargo, este medio, que hoy cumple 20 años de existencia, tiene un ancestro. Su nombre era “La U”. Fue creado en el año 1999, durante la rectoría de Jorge Polanía. La iniciativa surge desde el Programa de Comunicación Social y periodismo, “el profesor William Fernando Torres, que se estrenaba como decano en la naciente Facultad de Ciencias Sociales y Humanas (C.S.H.), creada en 1998, y yo, profesor del área de periodismo, recientemente vinculado a la Universidad, lideramos y presentamos un proyecto ante el Consejo Académico. El objetivo: crear un periódico institucional que sirviera de espacio de información, tanto de la comunidad universitaria como de las comunidades que intervenía, sobre todo en relación a las elecciones a rectoría que tenían curso”, afirmó Juan Carlos Acebedo, profesor de planta del Programa de Comunicación Social y Periodismo de la USCO. Salieron dos ediciones de La U, en el año 1999 y 2000, lideradas por estos profesores y por estudiantes del Programa.

A partir de las mencionadas elecciones, en las que ganó Aura Elena Bernal, inicia un periodo de crisis institucional. Dicha rectora, quien estuvo en el cargo durante el año 2000, es destituida por sentencia del Consejo de Estado. La sucede Jesús Antonio Motta, “quien creó el periódico Desde La U, más como un boletín informativo de su gestión que como un medio Institucional”, aseguró Acebedo; al año, Motta también es destituido y lo sucede Eduardo Beltrán, año 2002, quien devuelve la responsabilidad del periódico al Programa de Comunicación Social, bajo ciertas condiciones presentadas por este último: formar un consejo editorial con participación del rector, decano de la Facultad de C.S.H. (que entonces era Luis Carlos Rodríguez), Jefe de Programa de Comunicación (Juan Carlos Acebedo) y un profesor que asumiera el rol de jefe de redacción (la catedrática Adriana Palacios). Salvo durante el periodo rectoral de Ricardo Mosquera Mesa, quien le retiró financiación al medio, actualmente Desde La U ha seguido haciendo periodismo universitario y fortaleciéndose como medio institucional.

¿Qué es hacer periodismo universitario?

Dicha pregunta va de la mano con otro interrogante: ¿cómo entender la institucionalidad en un periódico universitario? Respecto a lo primero, cabe decir que han sido varios los jefes de redacción y editores que ha tenido Desde La U, pero todos coinciden en que hacer periodismo universitario implica tejer una comunicación reflexiva y crítica, que dé cuenta del acontecer universitario y de sus principios misionales (formación, investigación y proyección social), pero también del acontecer regional, nacional y global; que analice las problemáticas que emergen en estos contextos y que procure hacerlo desde la perspectiva de la Universidad.

En esa dirección, resaltan varios rasgos del periodismo universitario que lo diferencian del periodismo hecho en medios tradicionales. Para Diego Polo, quien fuera jefe de redacción del periódico en el año 2014, uno de esos rasgos es la construcción de una agenda propia, en clave de las agendas públicas. “Nuestras agendas no pueden ser una extensión de las agendas de los medios tradicionales. Las agendas de los medios universitarios, por el contrario, son las que ponen los temas de conversación en las regiones. Estos medios amplían el espectro, generan nuevos temas de discusión, y, al mismo tiempo visibilizan nuevas voces y fuentes, las cuales no circulan por los medios comerciales”.

Como espacio de formación, otro rasgo es la posibilidad de aprender haciendo: “fue mi primera experiencia ejerciendo el rol de periodista en un periódico. Si bien el producto final a publicarse debe ser profesional, de calidad, estos medios permiten cierta experimentación y reflexión, dado a que los tiempos que maneja no tienen las prisas del periodismo tradicional; pero sobretodo, permiten encuentros y narrarlos a la ciudadanía, es decir: comunicar la forma en la que la USCO siente, ama y se piensa a sí misma y a su región”, Nataly Polanco, egresada y practicante de Desde La U en el año 2007.

Otra característica es el rigor informativo y la estética del lenguaje: un adecuado tratamiento de la información y de la palabra, en donde se le da la espalda al unifuentismo y se procura abrazar la bella escritura. Todo esto, como ya se advirtió, desde la mirada universitaria, tanto para sus temas internos como para los relacionados con el contexto social al que se debe. El otro rasgo que sobresale del periodismo universitario es su proximidad con el conocimiento público de la ciencia. Al ser un periódico universitario alrededor de un proyecto de formación académica, tiene el deber no solo de comunicar su producción científica a las comunidades, sino también de velar porque dicho discurso académico sea escrito de forma clara y asequible.

Dicho lo anterior sobre las características del periodismo universitario, el segundo interrogante -¿cómo entender la institucionalidad en un periódico universitario? -, encuentra su respuesta en los principios del mismo medio. Si el periódico tiene como derroteros la comunicación reflexiva y crítica, que dé cuenta del acontecer universitario, regional y nacional, la institucionalidad en un medio periodístico debería entonces entenderse como el manto que abraza dichos derroteros. Lo anterior, en palabras del profesor Acebedo, quiere decir que “el carácter institucional en un medio debe reflejar precisamente la postura y los debates de interés de la Institución: la comunidad universitaria en su conjunto. Ahora bien, la comunicación de la universidad debe responder a la naturaleza de una institución de carácter público. Es comunicación de lo público, no es el boletín de un sindicato, ni del Consejo Estudiantil, ni del rector…”.

Por su parte, Jose Eliseo Baicué Peña, director de la Oficina de Comunicaciones de la Institución, afirma que la misión de un periódico institucional no es solo informar y narrar acontecimientos, “sino que debe hacer análisis de contexto donde quepan líneas temáticas de la ciudad, de la región, del país; debe llegar a ocuparse de los análisis más profundos que, por intereses particulares o comerciales, los demás periódicos no realizan. Además, cuenta con fuentes primarias de casi todas las áreas del conocimiento, concentradas en docentes y estudiantes que hacen ver a la universidad como un nicho ideal para pensar, repensar, aprender y desaprender. Es una publicación esperada, crítica y diferente. Es un baluarte que identifica a su Institución”.

Retos del periódico

Hace 20 años el periodismo en Colombia aún no había entrado por completo en la era digital. Los medios tradicionales, entre ellos el periódico impreso, seguían siendo los más idóneos para informar y construir opinión pública. Hoy en día, ante la inminente digitalización no solo de los medios de comunicación sino de la vida misma, la idea de insistir en un impreso puede generar polémicas. Posiciones en contra: la afectación ambiental con la que de alguna manera contribuye el uso del papel; los bajos índices de lectura, incluso en la Universidad, sobre todo en cuanto a textos de largo aliento se refiere; sus costos de impresión. A favor: mayor capacidad de recordación, pues el hecho de que alguien decida tomarse el tiempo de abrir un periódico implica no solo un interés sino una mayor posibilidad de que se entregue a pensar lo que allí se le presenta (el  bombardeo de información digital limita esa capacidad de elección); la experiencia estética que se experimenta con el objeto comunicativo en las manos; pero quizás el argumento que mayores votos hace por la existencia de un medio escrito como Desde La U (cuyo tiraje se imprime cada dos meses), es que el público al que llega no es solo el universitario sino también un público externo a la Institución. En concreto, nos referimos a las comunidades que la Universidad interviene y sobre las que escribe; estas no tienen a los medios digitales de la institución como puente comunicativo con ellas. En esa medida, el periódico impreso se convierte en ese puente que las comunica con el quehacer universitario.

En este sentido, uno de los principales retos que tiene el periódico debe ser el de combinar sus “formas de lucha”: digital e impreso. Esto, a su vez, demanda otros retos y esfuerzos, como la consolidación de un equipo periodístico sólido y estable; el fortalecimiento del proyecto editorial, para que las distintas administraciones, y la comunidad universitaria en general, tengan claridad sobre el mismo; descentralizar la información y que su espectro informativo involucre en mayor medida a las sedes de la Institución y a otros municipios del departamento en donde también tiene injerencia; estrechar vínculos con los lectores, lo anterior, haciendo estudios de recepción y complementando el impreso con un sitio digital en el que se cultive la comunicación con los lectores durante el tiempo en el que se está preparando el impreso; estrechar vínculos con la dinámica de prensa y periodismo universitario del país, etc.

Según María Teresa Ronderos, periodista y académica colombiana, directora del Centro Iberoamericano de Investigación Periodística, CLIP, en su visita al festival de cine Cinexcusa (2019), en Neiva, dijo que los periódicos universitarios, sobre todo los digitales, en esta profunda crisis por la que pasa el periodismo actual, tienen una oportunidad de destacarse con buen periodismo y de construir una opinión pública crítica e independiente. Ese es el reto principal: ser un verdadero refugio del buen periodismo para  la sociedad, cumplir con una labor de formación de periodistas, y, como lo citó la comunicadora y periodista Nataly Polanco, comunicar la forma en la que la USCO siente, ama y se piensa a sí misma y a su región.

[1] Fragmento de la canción A dónde vamos a ir, de la agrupación musical Jaguares.

Otras Noticias