“Este barrio es La Libertad”, luchas campesinas por el derecho a la ciudad

Por: Redacción Desde La U.

Lejos de pensar nuestras ciudades como productos planificados, ordenados y dirigidos por una institucionalidad, la historia de los barrios y espacios comunes que habitamos está atravesada por relatos de violencia, negación de derechos y precariedad, pero también de solidaridad vecinal, resistencia popular y nostalgia colectiva. Recuperar las memorias de los primeros pobladores barriales resulta importante si se tiene en cuenta que fueron estos los que lideraron los procesos de urbanización que le dieron vida a gran parte de lo que hoy conocemos como la ciudad de Neiva.

Precisamente, el libro “¡Este barrio es La Libertad!”, de Fausto Tovar Vargas, se interesa por la cuestión urbana al indagar sobre los procesos de movilización que llevaron a la constitución del barrio La Libertad, a través de la memoria colectiva de los habitantes del mismo desde su creación. La Libertad está ubicado entre el Batallón “Tenerife” y la Villa Olímpica de la ciudad, es conocido como uno de los primeros barrios populares y su historia está moldeada por procesos de movilización social, acciones colectivas de resistencia y vínculos organizacionales que gestaron sus fundadores para lograr el sueño compartido de contar con un techo digno donde vivir.

El texto, producto de una investigación a nivel de Maestría, está dividido en cinco capítulos y contiene los relatos de los primeros pobladores del barrio, a través de los cuales se busca, según el autor, rescatar el pasado para “fortalecer la convivencia y movilizar a los pobladores contemporáneos”. El primer capítulo, aborda un marco conceptual de las categorías de memoria, memoria colectiva, barrio y movimiento social urbano. Allí se resalta la memoria como un asunto subjetivo, selectivo y en permanente transformación, en tanto que esta se configura por los recuerdos de las personas y las resignificaciones que se hacen de los mismos; a su vez, destaca el papel de la memoria colectiva en la configuración de identidad individual y colectiva.

El segundo capítulo, recupera momentos históricos a nivel nacional y regional que funcionaron como catalizadores de los fenómenos migratorios urbanos; el autor sostiene que, a principios de los sesenta del siglo pasado, comienza el apogeo de migraciones de campesinos procedentes de zonas del conflicto armado en busca de techo, tierra y trabajo, lo cual produce la formación de asentamientos urbanos en las periferias de las ciudades.

En Neiva, estos procesos, que estuvieron dinamizados por diferentes actores, se evidenciaron a través de varias formas de urbanización: compra de lotes a hacendados, invasiones de terrenos ejidos del municipio o autoconstrucción con el apoyo de alguna institución. El autor plantea algunos momentos de movilización en la ciudad, en donde expone el papel de los pobladores en la progresiva expansión de Neiva y las estrategias que estos adoptaron para conseguir vivienda digna: la ciudad se fue construyendo barrio a barrio y tuvo que desbordar sus límites geográficos naturales para abrirle las puertas a las demandas de sus nuevos pobladores.

El tercer capítulo, se encarga de la memoria colectiva de los habitantes del barrio La Libertad a través de imágenes y memorias orales que resaltan lo simbólico. Estos relatos combinan elementos de organización y solidaridad, así como también episodios traumatizantes y nostálgicos y evoca un proceso de movilización en constante confrontación con la institucionalidad.

Los fundadores del barrio tuvieron un destacado proceso de organización para enfrentar las contingencias que resultaban de la ocupación de terrenos ejido del municipio. Además, se relata el proceso de disputa en el nombramiento del barrio, pues al ser, algunos de sus habitantes, representantes del pensamiento político de la izquierda, la pugna por no otorgarle un nombre de corte subversivo al barrio, llevó a enfrentamientos simbólicos entre sectores conservadores y los pobladores del barrio, quienes finalmente, en un ejercicio de movilización y rebeldía, lo bautizaron así: La Libertad.

El capítulo cuatro, relata las memorias de los habitantes sobre algunos líderes destacados y sus capacidades de iniciativa comunitaria. Muchos de ellos eran líderes comunistas y activistas políticos que tenían una historia de liderazgo en las luchas campesinas. Esta fuerte asociación entre los habitantes del barrio y las ideas de izquierda, llevó a que estos sufrieran procesos de persecución y estigmatización por parte del Estado y algunos sectores sociales. Por su parte, el libro busca destacar los vínculos organizativos y familiares de algunos habitantes del barrio con la historia insurgente del país, pues hace parte de su identidad y de su fuerza organizativa.

Al respecto, el autor recupera esos logros producto de las acciones colectivas del pasado, manifestados en la creación de expresiones organizativas de carácter lúdico, educativo, político y pedagógico que se gestaron en el barrio y que permitieron consolidar una identidad colectiva barrial. Asimismo, realiza un recorrido por algunos aspectos relevantes que conforman la memoria colectiva de los habitantes del barrio, como lo son las fiestas, las prácticas campesinas, los paseos comunitarios y eventos deportivos, los cuales hicieron que el barrio fuera un actor importante en la construcción de ciudad y de lo público.

En suma, el libro es un buen aporte en la reconstrucción de la historia de la ciudad desde los verdaderos protagonistas: sus habitantes. Además, su contenido tiene un lenguaje sencillo que facilita la lectura y las imágenes aportan dinamismo al proceso de comprensión.

Fausto Tovar Vargas es Licenciado en Humanidades y Lengua Castellana, y, magíster en Conflicto, Territorio y Cultura, de la USCO. En 2017 publicó su poemario La voz del silencio. Ha ejercido como profesor de literatura en diversas localidades del Huila. Como poeta, ha sido invitado a encuentros nacionales y regionales de literatura. El libro “Este barrio es La Libertad”, luchas campesinas por el derecho a la ciudad, fue publicado en el año 2018, por la Editorial Universidad Surcolombiana.

Otras Noticias