Search
jueves 6 agosto 2020
  • :
  • :

Un museo como alternativa de paz, aporte de los indígenas Laboyos a la sociedad

Por: Erika Marcela Torres Ome – Luz Marlen Lozano Peña,  Estudiantes de Comunicación Social y Periodismo (Sede Pitalito)

La recopilación de diferentes piezas arqueológicas por más de 40 años, ha contribuido a que Pitalito tenga cerca de 300 vestigios precolombinos que establecen una invaluable riqueza indígena ancestral propia de todo su territorio.

Después de un largo proceso legal para que Pitalito tuviera un museo arqueológico, y varios intentos en administraciones pasadas por crear un espacio en donde se muestre y enseñe la cultura a través de un legado indígena, Pitalito ya cuenta con un museo oficial abierto al público, para apreciar diferentes obras de arte expuestas en la antigua alcaldía municipal.

Las piezas exponen el desarrollo de la cultura indígena Laboyos, expresada en talles de piedras que recogen la historia de un pueblo y la naturaleza de la “pacha mama”.

Los inicios de un legado cultural

Fabiola Peña, licenciada en ciencias sociales de la Universidad Pedagógica Nacional de Bogotá, es gestora y líder del proceso para la creación del museo de arqueología y arte en Pitalito.

Rafael Flores y Fabiola Peña, creadores del Museo Arqueológico en Pitalito.

A través de las clases de ciencias sociales en la institución educativa Normal Superior, durante 39 años, se preocupó por generar conciencia en torno a la idea de que el indígena es eslabón protagónico en nuestra historia y que su cultura nunca se ha tenido en cuenta para el desarrollo. “Al dar las clases de cultura y naturaleza, llevaba mis materiales para emocionar a los niños de sexto de bachillerato y de séptimo grado. Dependiendo el tema, contribuía a dinamizar de una manera significativa las temáticas de la clase”, comentó la docente Peña.

Dentro de su amplia experiencia, relata la forma en la que hacía reflexionar a sus estudiantes sobre el concepto de cultura a partir de la observación de fósiles traídos de diferentes partes, tales como amonitas: piedras talladas por la naturaleza; caracoles marinos de la China, fósiles del desierto de la Tatacoa y restos coprológicos de animales que ya se habían petrificado. “Nosotros no sabíamos nada, pero nos emocionábamos muchísimo y nos divertíamos en clase, porque uno a través del aprendizaje se da cuenta de lo que existe y de lo que hay”, afirma Alex Bonilla, primer alumno en regalarle una pieza arqueológica a la docente Fabiola.

En esas clases, los niños se motivaban y decían cosas como: “en la finca de mi papá encontramos unas cositas, piedritas”, y ellos le iban llevando piedritas a la profesora, relata Alba María Londoño, madre de un estudiante, Institución Educativa Normal Superior, “ella las negociaba para preservarlas. Les hacía tomar conciencia de que eso era un patrimonio arqueológico y así, en el lapso de 40 años, fue coleccionándolas”.

Inclusión municipal del museo

Después de luchar y trabajar en la Alcaldía de Gladys Canacué, se logró incluir en el Plan de Desarrollo la creación del museo arqueológico. Rafael Flórez Correa, amigo de Fabiola, asumió la idea de liderar el proceso y desde ahí comenzaron a tocar puertas para su materialización.

Pasados dos periodos gubernamentales en los que se continuó gestionando, el alcalde Miguel Antonio Rico Rincón (2015-2019) dio viabilidad a la idea y se comprometió a gestionar, a través de la casa municipal y de la casa de la cultura, 40 millones de pesos. Con su aporte financiero se dio inicio al proceso en articulación con la fundación llamada Pitalandia, la cual tiene como fin fortalecer prácticas comunitarias en las veredas, en la zona urbana y en los colegios.

Rafael Flórez manifiesta que la gestión que comenzaron desde el 2006 ha sido un proceso largo, de mucha paciencia y dedicación, porque han tenido que insistir e intervenir en muchas entidades para lograr lo que hoy en día se encuentra en la casa municipal; asegura que el reto es lograr convertir toda la casa en un instituto independiente. “El museo es un milagro. Pensar este tipo de proyectos solo nace en personas que entendemos la importancia cultural, que no estamos mediatizados por el capitalismo sino por la cultura, porque se le da importancia a las piezas por la historia y no por el dinero”, asegura Flórez.

 Alianzas estratégicas para fortalecer la arqueología local

María Isabel Guzmán Mosquera, directora del Instituto de Cultura, Recreación y Deporte, afirma que colaboró con toda la documentación, logística e inventario del museo; además, dio un aporte monetario para la ejecución del proyecto, puesto que la administración le está apuntando a que Pitalito se convierta en una ciudad museo a cielo abierto:

“El apoyo fue económico. Inicialmente fue de 40 millones de pesos y después se presentó un proyecto al Ministerio de Cultura, a través del programa Estímulos, donde se gestionó 20 millones de pesos más, para un total de 60 millones de pesos. También se ha hecho un acompañamiento para la administración del mismo. El espacio que hay en la casa municipal se entregó en comodato a Pitalandia”, afirmó María Isabel Guzmán Mosquera.

De la misma manera, la constructora Laboyos se vinculó con la creación del museo a través del aporte de unos muebles que son una suma aproximada de 9 millones de pesos. “Pitalito es la tierra que nos ha dado la oportunidad de construir nuestros sueños y los sueños de cientos de familias, por eso nosotros estamos agradecidos y comprometidos con la construcción de región. Por ese gran aprecio, por ese compromiso y gran cariño que le tenemos a nuestro municipio hacemos estos aportes culturales, sociales y demás actividades”, manifiesta Jaime Parra Nieto, director de la constructora.

La Universidad desde una perspectiva antropológica

“Ojalá se oferte la carrera de antropología en la Universidad Surcolombiana sede Pitalito porque todo el Huila es indígena. Por nuestras venas corre sangre mezclada de todas las razas del mundo. Nosotros somos una raza cósmica, por eso somos personas capaces de desarrollar cualquier cosa, de ahí la capacidad que tenemos de ser creativos. Tenemos la chispa latina, por eso estamos llamados a transformar el mundo”, sostiene Fabiola Peña.

Vasijas de arcilla pertenecientes a los Indígenas Laboyos.

En esta dirección Carlos Arturo Monje Álvarez, coordinador del Programa de Antropología de la Universidad Surcolombiana, menciona que se está gestionando la creación del museo-laboratorio de arqueología en la estación del ferrocarril de Neiva, con materiales recuperados del área de influencia de la represa de El Quimbo. Agrega que los museos están destinados a la ciudadanía en general, pero en el caso de los antropólogos contribuye a fortalecer su formación, así como también la de los escolares en general, lo cual instruye en el conocimiento del pasado ancestral.

“Con respecto a la carrera, estamos esperando que el Ministerio de Educación resuelva la solicitud de ampliación del lugar de desarrollo enviada en el mes de marzo, para que se desarrolle en las dos sedes, tal como ha sido previsto. Primer ciclo dos años en Neiva y segundo ciclo tres años en Pitalito”, afirmó el académico.

En ese sentido Mario Escobar, docente de periodismo cultural de la Universidad Surcolombiana, menciona que la creación de un museo es un aporte a las raíces culturales, lo cual significa un espejo con las tradiciones, “es la memoria viva de un territorio, un diálogo permanente con el pasado para comprender el presente y actuar frente al futuro”, resalta Escobar.

De esta forma se reconoce que en el sur del Huila, además de contar con el Museo del Parque Arqueológico de San Agustín, uno de los más importantes en Colombia, Latinoamérica y el mundo, Pitalito se suma a esta joya invaluable con una de las muestras arqueológicas locales más importantes de los últimos tiempos, lo cual permitirá conectar con el presente un pasado que se esconde no solo en los códigos que se adopta como sociedad, sino también en el lenguaje y cultura de muchas generaciones que permean de una manera simbólica un amor más profundo por los antepasados.

Recopilación de talles de piedra por más de 40 años.




Pin It on Pinterest