Search
sábado 28 marzo 2020
  • :
  • :

Las cuchachas de Pacho Vacca, una historia de lucha y re-existencia

Por:  Juan Guillermo Soto Medina.

Las cuchachas de Pacho Vacca es el nombre de un colectivo de mujeres, adultas mayores, del barrio Los Alpes, en la comuna 8 de Neiva. Ellas, bajo el acompañamiento de estudiantes de psicología de la Universidad Surcolombiana, han venido trabajando en un proceso de reconstrucción de sus historias de vida, de reflexión sobre las luchas que han tenido que librar para dotar sus propios barrios de escuelas y servicios públicos (bajo la guía del desaparecido líder comunal Francisco Vacca) y de los saberes que han cultivado a lo largo de sus vidas.

Las cuchachas de Pacho Vacca escuchan el lanzamiento del primer capítulo de la radionovela, “Venga le cuento la historia de cinco guambis”, en el marco de “La Minga de la 8”.

Inicialmente el grupo se llamaba Descubriendo Historias con los abuelos. Inició en el año 2015. Los primeros talleres se hicieron en la caseta comunal del barrio Los Alpes de la comuna 8. También en ese año nació la Biblioteca Pacho Vacca, espacio en donde anteriormente funcionó un centro de salud (liderado por la comunidad Claretiana), luego una panadería y finalmente la Biblioteca.

Los primeros talleres tenían como propósito reconstruir la memoria histórica del barrio: la llegada del agua, la luz… las luchas para conseguir desde un ladrillo hasta una escuela. La segunda etapa tuvo como propósito rescatar los saberes que las abuelas tenían en torno a la cocina; entonces se hizo “El fogón popular”. “El objetivo era que las abuelas compartieran sus recetas, pero sobre todo las que tenían algún significado especial para ellas; por tal razón se compartía la receta y la historia que acompañaba a esa receta. Como cierre de este proceso se elaboró una cartillita llamada “Los saberes y sabores de la 8”, aseguró Mónica Martínez Barragán, egresada del programa de Psicología de la Universidad Surcolombiana, quien fue una de las primeras estudiantes que trabajó con este grupo de mujeres. Y una tercera etapa: remedios caseros “Los dolores de la 8”, en donde se socializaban recetas caseras para combatir el dolor de espalda, pulmones, recetas del cuidado de la piel, cabello.

En el año 2018 llegó a Los Alpes un nuevo grupo de voluntarios, estudiantes del programa de Psicología de la USCO, a trabajar con el club de abuelas del barrio. “Nosotras queríamos que ellas tomaran un papel más activo y que se identificaran como grupo. A través de un ejercicio poético llamado cadáver exquisito, surge el nombre Las Cuchachas de Pacho Vacca, como homenaje al líder comunitario Francisco Vacca”, aseguró Jose Fernando Tafur, estudiante de Psicología de la USCO. “Él fue una persona muy buena con nosotros. Muchos de nuestros hijos fueron sus alumnos en la Escuela Popular  Claretiana”; “Él era un líder, le gustaba luchar por los derechos de nuestra gente, para que las cosas marcharan bien y en comunidad”, afirman Ilda María Gonzales y Blanca Lilia Sánchez, dos de las abuelas que iniciaron esta nueva etapa en el grupo de las Cuchachas, junto a tres mujeres más: María Jael Villa, Sildana Piernagorda, y, María Elsa Perdomo.

Las abuelas durante la puesta en marcha de uno de sus talleres.

Conformado el grupo de Las Cuchachas del Pacho Vacca, en alguna de sus reuniones una de ellas recordó la época de las radionovelas. Muchas de ellas fueron sus fieles oyentes, entonces decidieron hacer una para contar sus historias de vida.

“Venga le cuento la historia de cinco guambis”

Así se llamó el primer capítulo de la radionovela llamada “Las Cuchachas, una historia de lucha y re-existencia”. En esta primera parte de la historia se narran los hechos más relevantes en la niñez de las cinco abuelas. Los otros cuatro capítulos narran su juventud, adultez, el encuentro de ellas en la comuna 8, y una parte de su presente. De estos cinco capítulos de la radionovela, ya se grabó uno.

Como parte de la preparación de las Cuchachas para el montaje de la radionovela, hicieron talleres para conocer sus historias de vida, entrevistas a profundidad, talleres de teatro, danza; se dieron a la tarea de identificar y escuchar la música que escuchaban en su niñez y que serviría para musicalizar el primer capítulo de la radionovela; todo esto se convirtió en insumo para los guiones de la misma, además de la sistematización de todos los encuentros. La idea era que las voces fueran las de ellas mismas, al menos en las partes que se podía, pues los episodios de su niñez demandaban voces de niñas, las cuales fueron grabadas por niños del barrio. “Nosotras contamos nuestras vidas, cómo fue nuestra infancia; algunas tuvieron niñez buena, otras mala, y ellos la llevaron a la radio, nos llevaron a grabar allá, en la Universidad”, comenta María Jael Villa, integrante de Las Cuchachas.

Durante todo este proceso de preparación para la puesta en marcha de la radionovela, en las voces de estas mujeres comenzaron a tomar forma sus luchas, cómo se pelearon sus territorios, cómo hicieron frente al abandono del Estado y, en algunos casos, a la opresión de sus esposos y familias. “Empezamos a trabajar entrevistas con ellas, talleres, allí identificamos que han sido mujeres atravesadas por todo tipo de violencias. Con ellas uno puede descubrir también la historia de Colombia: cómo el conflicto que ha atravesado diferentes territorios del país, el desplazamiento que esto ha ocasionado, ha conllevado a que estas personas tengan que instalarse en la periferia de las ciudades, pues el Estado ha brillado por su ausencia”, afirmó Dayana Lucía Valenzuela, estudiante de Psicología de la USCO y acompañante del grupo de las Cuchachas. También agregó que en esas narraciones biográficas hubo un encuentro en torno a los episodios de dolor y violencia que han tenido que vivir estas mujeres, pero a su vez dicho encuentro, a través del diálogo, también ha servido para la sanación.

El lanzamiento de ese primer capítulo de la radionovela fue en el marco de “La Minga de la 8”, en el mes de junio de 2019, evento que se hace en la comuna 8 desde hace dos años como homenaje a la memoria y el legado de Francisco Vacca. En dicho evento se hace olla comunitaria, se invitan artistas locales y nacionales, se pintan murales. Ese año la novedad fue la radionovela. “Cuando la gente comenzó a escucharla se conectó con la historia, las abuelas se vieron allí, se encontraron con las niñas que fueron, su juventud, sus ilusiones, luchas, algunas lloraron… fue muy conmovedor”, asegura Erika Palomares Córdoba, estudiante de Psicología de la USCO.

Niños del barrio Los Alpes, en la Biblioteca Pacho Vacca. abuelas durante la puesta en marcha de uno de sus talleres.

A partir de ese día llegaron más abuelas y se plantearon nuevos retos y tareas. “Les preguntamos qué saberes querían trabajar este semestre. A partir de ello, construimos la  propuesta. La idea era que ellas empezaran a dirigir su propio espacio; que cada abuela liderara un taller, un encuentro”, aseguró José Fernando Tafur; ya hubo uno de tejido, liderado por una de ellas. También está la idea de construir un poemario. A algunas de ellas les gusta escribir. También está pendiente la grabación de los otros capítulos de la radionovela  Las cuchachas de Pacho Vacca, una historia de lucha y re-existencia, y poder transmitirla no solo en el barrio sino también en otros espacios, como en la Radio Universidad Surcolombiana.

Actualmente las Cuchachas y los jóvenes voluntarios de la Universidad Surcolombiana se siguen reuniendo en la Biblioteca Pacho Vacca, los sábados en las tardes. ¿Qué los motiva a los unos y a los otros a seguir? Las cuchachas: “los muchachos son generosos, humildes, lo acogen a uno, es como si fuéramos una sola familia. Ellos aprenden de nosotras y nosotras de ellos”; “nos tratan como si fuéramos sus abuelas, nos dan cariño y nosotros a ellos”; “nos divertimos, nos reímos, bailamos, cantamos”. Los estudiantes: “hay una apuesta política, una lucha por construir país con los históricamente excluidos, un deseo de aprender de ellos y con ellos; por otro lado, ha sido un proceso muy bonito, se han creado vínculos afectivos y cuando esas emociones se funden con tus apuestas políticas, la motivación por continuar con este trabajo se mantiene”; “la Pacho Vacca, al igual que el colectivo de las Cuchachas, ya hace parte de nuestras vidas; estamos trabajando por construir un mundo distinto y posible desde la ocho. Más que un colectivo, somos una familia”; “es satisfactorio saber que se pueden hacer cosas con personas que la sociedad, constantemente, está mandando al olvido”.

En conclusión, son una familia, y las familias no se dejan.

Francisco Vacca  

Fue un líder comunitario del sector de surorientales, en los años 80, cuando muchos de sus barrios eran asentamientos ocupados en buena medida por familias desplazadas, víctimas de la violencia. En esa época no tenían escuela, servicios públicos; ni siquiera agua. Francisco lideró procesos de legalización de tierras, veló por que el Estado los reconociera como población vulnerable, víctimas del conflicto armado y no como invasores y delincuentes. Fue profesor de la Escuela Popular Claretiana. En todas estas luchas trabajó acompañado de muchas personas, entre ellas algunas de las mujeres que en ese entonces crearon la Fundación para la Asesoría del Desarrollo Comunitario, FADCO, y que hoy hacen parte del grupo Las Cuchachas. Otro grupo es el de la Asociación Comunitaria para el Desarrollo Integral del Huila, ASOCOMI. Entre las actividades que recuerdan quienes trabajaron con él, se encuentra la venta de pan. Hacían arepas y pan y las vendían en los barrios de la comuna y en diferentes puntos de la ciudad; esto, no solo para obtener recursos para muchas familias sino también para forjar lasos comunitarios. El 4 de junio de 1997 muere Pacho Vacca en un accidente que, según personas que lo conocieron, fue provocado; sin embargo, su legado permanece en la memoria de la gente por su valentía y trabajo comunitario.

 

Biblioteca Popular Pacho Vacca 

Biblioteca Pacho Vacca.

Nació en el año 2014, aunque se inauguró el 24 de mayo de 2015, con el apoyo de estudiantes de psicología de la USCO, liderados por los profesores Julio Jaime Salas, David Bernal, y desde luego con las mujeres de FADCO.

La Biblioteca se ubica en la sede de FADCO, en el barrio Los Alpes, comuna 8, espacio en el que tuvo lugar la articulación del grupo las Cuchachas y en donde se reúnen los fines de semana. FADCO es un punto de encuentro de colectivos sociales, pero también es un espacio disponible para toda la comunidad, no solo para las agrupaciones que traban allí. La biblioteca, además, cuenta con otra sede en el barrio Versalles, a unas cuantas cuadras de la que se ubica en Los Alpes. La apertura de esta biblioteca, inaugurada el 3 de junio de 2018, tenía como propósito romper la lógica de las fronteras invisibles que algunos grupos de pandillas han alimentado en el sector. “Es por ello que tratamos de hacer actividades en ambas sedes de la Pacho Vacca, para romper esas fronteras e integrar a las personas de un barrio y del otro”, afirmó Jose Fernando Tafur.

 

 




Pin It on Pinterest