Search
domingo 21 julio 2019
  • :
  • :

Huilenses restauran la verdad en su tierra

La Comisión para el Esclarecimiento de la Verdad, la Convivencia y la No Repetición, la cual hace parte del Sistema Integral de Verdad, Justicia, Reparación y No Repetición, SIVJRNR, avanza en el Huila por el camino de la memoria con el fin de conocer la verdad de lo ocurrido en sus territorios en el marco del conflicto armado.

Talleres realizados con tres actores: víctimas del conflicto, instituciones y ex combatientes. La reconstrucción de estas vasijas rotas representa el proceso de reconstrucción de las vidas de estas personas, fracturadas en diferentes hechos en el marco del conflicto armado Colombiano, pero restauradas por cada uno de ellos, con paciencia, amor, y en colectivo.

Por: Redacción Desde La U

La Comisión para el Esclarecimiento de la Verdad, la Convivencia y la No Repetición, se creó como un mecanismo de carácter temporal y extrajudicial en el marco del Acuerdo Final para la terminación del conflicto y la construcción de una paz estable y duradera, suscrito entre el Gobierno de Colombia y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, Ejército del Pueblo FARC -EP, en el año 2017.

Dicha Comisión de la Verdad está distribuida en 11 macrorregiones. En el departamento del Huila, al cual le corresponde la macrorregión centroandina, la Comisión inició labores hace dos meses.

El equipo que la integra está conformado por Martha Patricia Obregón, enlace territorial que lidera la comisión; tres documentadores, un analista y una practicante de la Universidad Surcolombiana del programa de Ciencia Política.

La comisión tiene tres objetivos esenciales:

  • contribuir al esclarecimiento de lo ocurrido en el marco del conflicto armado y ofrecer una explicación amplia de la complejidad del mismo, de tal forma que se promueva un entendimiento compartido en la sociedad, en especial de los aspectos menos conocidos del conflicto, como su impacto en los niños, niñas y adolescentes y la violencia basada en género, entre otros.
  • Promover y contribuir al reconocimiento de las víctimas como ciudadanos y ciudadanas que vieron sus derechos vulnerados y como sujetos políticos de importancia para la transformación del país; al reconocimiento voluntario de responsabilidades individuales y colectivas por parte de todos quienes de manera directa o indirecta participaron en el conflicto; y en general al reconocimiento, por parte de toda la sociedad, de ese legado de violaciones e infracciones como algo que merece el rechazo de todos y que no se debe ni se puede repetir.
  • Promover la convivencia en los territorios, entendida como espacio de creación de un ambiente transformador que permita la resolución pacífica de los conflictos y la construcción de la más amplia cultura de respeto y tolerancia en democracia.

Si bien Martha Patricia Obregón, enlace territorial que lidera la Comisión, asegura que aún no pueden hacer pública información en torno a las rutas de trabajo que apenas comienzan a trazar en el Huila, se sabe que hasta el  momento, desde esta comisión, se ha desarrollado un relacionamiento con instituciones, organizaciones de la sociedad civil y diferentes actores. Con ellos se realizó un primer análisis de contexto a partir del cual trazaron unos ejes; estos direccionarán las diferentes líneas de investigación en el territorio. Algunos de estos ejes son: Conflictos Agrarios, Violencia política, Violaciones a Derechos Humanos, entre otros.

¿Cómo operará la Comisión?

Para cumplir con los objetivos propuestos, asegura Martha Patricia Obregón, la Comisión parte de una ruta de investigación: proceso de escucha de todas las voces y actores del conflicto armado. La comisión no se va a centrar en casos, pues será muy difícil esclarecer caso por caso, por lo tanto se va a partir de unos hitos significativos, patrones identificados en el marco del conflicto en torno a los ejes mencionados: conflicto agrario, precariedad democrática, violaciones a derechos humanos, entre otros. Estos se abordarán a través de diagnósticos participativos, a los cuales asistirán organizaciones, institucionalidad, población de víctimas organizadas y no organizadas, y reincorporados.

Teniendo en cuenta que la Comisión tiene un tiempo de vida corto: tres años (en este momento quedan dos años y medio), el papel de las organizaciones sociales será clave durante el tiempo que resta, ya que el mensaje y las recomendaciones que deje la Comisión deben seguir y tener continuidad a través de dichas organizaciones, pero también a través de la institucionalidad y de la población de víctimas organizadas y no organizadas, para que no haya una repetición.

Para Cristh Elizabeth Flórez, del Observatorio de Surcolombiano de Derechos Humanos, Obsurdh, las organizaciones de la sociedad civil son los principales aliados en terreno para el trabajo que viene desarrollando La Comisión para el Esclarecimiento de la Verdad (CEV), “ya que nosotros conocemos de primera mano el contexto y dinámicas del conflicto armado de las regiones en las que por años hemos trabajado. Es el caso de OBSURDH y de otras organizaciones defensoras de derechos humanos, las cuales tenemos un cúmulo de información que debemos poner al servicio de la CEV, ya que en nuestros archivos reposa información directa de las víctimas y/o familiares, quienes han confiado en nosotros para hacer un análisis minucioso de hechos victimizantes y conocer de primera mano el doloroso accionar de los grupos armados”, resaltó Elizabeth Flórez.

Respecto a los diagnósticos participativos, los primeros tuvieron lugar el pasado 15 y 16 de mayo. Estos se desarrollaron en tres momentos y con tres actores: víctimas del conflicto, instituciones que tienen competencias en el marco de la CEV, y ex combatientes. El mismo taller, desarrollado en diferentes momentos con los tres actores señalados, apuntaba a un mismo fin: que los conocimientos y vivencias de estas personas puedan aportar para trazar una ruta de investigación y poder esclarecer lo ocurrido en el marco del conflicto armado.

Como cierre de esta jornada de talleres, se resaltaron todos los aspectos relevantes que servirán de insumo para las líneas de investigación a desarrollar en el territorio: Conflictos Agrarios, Violencia Política, y Violaciones a los Derechos Humanos. “Fue un intercambio importante de saberes entre la sociedad y la comisión de la verdad. Ha sido un ejercicio muy reflexivo que nos ha permitido brindar una consciencia de lo que nos ha sucedido y al mismo tiempo determinar qué viene hacia adelante: resiliencia, resistencia, hablar de lo que nos pasó, construir historias, documentarlas. Esta información también nos permite hacer un análisis, contrastar y validar diferentes fuentes de conocimiento sobre el conflicto armado interno en el territorio”, resaltó Martha Patricia Obregón.




Pin It on Pinterest