Search
jueves 21 noviembre 2019
  • :
  • :

Elecciones 2020 – 2023: académicos de la USCO opinan

Por: Redacción Desde La U

El próximo 27 de octubre los colombianos elegirán a sus autoridades locales para el periodo  2020 – 2023. Desde La U dialogó con académicos de la Universidad Surcolombiana: politólogos, médicos, pedagogos, ingenieros, economistas, comunicadores, quienes analizaron las principales problemáticas que tiene la ciudad de Neiva. El objetivo es que los futuros votantes puedan advertir la pertinencia de un determinado programa político a la hora de votar.

 

El pasado 18 de septiembre, con la participación de la mayoría de los candidatos a la Alcaldía de Neiva y a la Gobernación del Huila, se llevó a cabo el foro “Los jóvenes preguntamos, los jóvenes proponemos”, organizado por la Mesa de Unidad Juvenil (MUJ), en el auditorio Olga Tony Vidales de la Universidad Surcolombiana, en Neiva. Allí, los jóvenes participantes tuvieron la oportunidad de hacerle preguntas a los candidatos: “¿qué proponen para la juventud?”, “¿se construirá el puente peatonal para el intercambiador de la USCO?”, “(…) ¿qué garantías hay para la participación de la población de LGBTIQ en los gobiernos municipales y departamentales?”, “protección de los ecosistemas estratégico”, entre otros.

En esta ocasión, Desde La U habló con diferentes académicos de la Universidad Surcolombiana para que, desde su área de conocimiento, diagnostiquen cuáles son las principales demandas que tiene la ciudad; en tal sentido, la idea es que los votantes tengan herramientas para determinar la pertinencia de uno u otro programa político.

Gobierno y desarrollo

Para Jose David Copete, jefe del Programa de Ciencia Política, la ciudad y el departamento cuentan con un problema fundamental: unos sistemas de información muy precarios. De tal manera que las herramientas del gobierno no le permiten al ciudadano estar informado acerca de lo que hacen o dejan de hacer los gobernantes. Los informes de gestión son muy escuetos. El ciudadano que quisiera estar informado no sabe cuántos proyectos se hizo desde la Secretaría de Educación, a  cuánta gente se impactó, quién lo ejecutó, cómo se ejecutó. “Tampoco se puede evaluar la correspondencia entre lo que se planteó en los planes de desarrollo, lo que se normatizó después y lo que se terminó haciendo en el período de gobierno. Entonces ahí hay un reto para que, quienes lleguen a las administraciones municipal y departamental, realicen la modernización de la administración y disponga de sistemas de información eficientes, verídicos, que permitan dar lugar a la transparencia”.

La frase “políticas públicas” se ha convertido en una expresión hueca que hoy en día es usada reiterativamente por la mayoría de políticos de la región y del país. Al respecto, el profesor Jhónatan Bedoya, también del Programa de Ciencia Política de la Usco, advierte que dicha oquedad de la frase se da cuando no trasciende en una ordenanza, acuerdo o proyecto que se esté ejecutando. “Primero hay que tener personas que estén formadas en el área de las políticas públicas, que las construyan desde abajo, con la ciudadanía. Esta administración que acaba de terminar, por ejemplo, mucho de lo que llama ‘política pública’ no trasciende del mero proyecto. ¿Por qué?, porque para hacer una política pública tenemos que tener unas líneas bases y unos indicadores claros. Por ejemplo, si tienes mil millones para invertir en educación, vas a invertirlo en la deserción escolar, pero si no tienes identificado el factor de por qué se da esta deserción, y si no hay un sistema que diga y esté midiendo esta información sobre esta problemática, el proyecto resulta ineficaz”, resaltó el profesor Bedoya.

Piero Emanuel, Magíster en Desarrollo y Cooperación Internacional

Por su parte, el profesor Piero Emmanuel Silva, del mismo programa, resalta que frente al panorama electoral actual la mayoría de candidatos tienen como bandera la lucha contra la corrupción y el clientelismo; “pero cuando uno va a ver los círculos que rodean a muchos de esos candidatos, están compuestos de la misma clase política que ha venido gobernando, y que incluso ha estado envuelta en escándalos de corrupción. Entonces, a la hora de votar, hay que tener en cuenta mínimo dos elementos: por un lado, leer muy bien los planes de gobierno, las propuestas programáticas; y segundo, hacer un análisis de los círculos que rodean esas candidaturas”, afirma el profesor y, en ese sentido, agrega que los medios de comunicación son importantes para informarse en torno a los proyectos políticos que convergen en las elecciones.

Para el jefe de programa de Ingeniería Civil, Jaime Izquierdo, Neiva padece del problema de vivienda, “existen múltiples lugares periféricos que no cuentan con servicios públicos, ni vías de acceso; esta problemática pareciera no tocarnos pero sin duda existe y nos toca. Por otro lado está el tema de la malla vial de la ciudad; pero no solo se trata de hacer vías sino de formar cultura ciudadana, porque hay muchas partes donde las vías están, pero se han vuelto de un solo carril porque el otro lo toman de estacionamiento; de igual forma el tema de la bicicleta, no solo decir que se construirán ciclo-rutas sino conocer de los candidatos cuáles son sus propuestas para forjar la cultura del uso de la bicicleta”.

Educación

Entre los múltiples derroteros que tiene la ciudad en temas de educación, Leonardo Herrera, decano de la Facultad de Educación, resalta la importancia de un gobierno que dignifique la labor docente, en donde sus políticas públicas contemplen para ellos mejores condiciones, con ambientes de trabajo apropiados y sanos. Resalta también la importancia de la inclusión, entendida como “darle la posibilidad de acceso a procesos formativos absolutamente a todos, independientemente de su condición, orientación sexual, situación demográfica, o de identidad”.

Leonardo Herrera Mosquera; Master en TESOL

El académico también afirmó que es pertinente una educación que dé importancia a las habilidades no cognitivas, competencias socio/emocionales, desarrollo investigativo. En tal sentido resaltó el trabajo de la Escuela Normal Superior: “lo que allí hacen es interesante porque los currículos giran en torno a proyectos de aula, proyectos de investigación; entonces desde muy temprano se les empieza a enseñar a los chicos a cuestionar, a ser críticos, a preguntar y encontrar respuestas a sus preguntas, a mirar su propio entorno, a mirarse hacia sí mismos, pues muchos proyectos giran en torno a él y a su identidad, a su familia, a sus amigos. Sin duda, cuando lleguen a la universidad, estos chicos tendrán experiencia en investigación”, afirmó el académico y, en ese sentido, subrayó la necesidad de que los nuevos gobiernos busquen el respaldo y experiencia de la Escuela Normal y de la Facultad de Educación de la USCO para pensar todos estos temas. De igual forma invitó a todos los líderes políticos a que piensen qué tipo de maestros necesita la ciudad y el departamento, qué tipo de educación tenemos y cuál queremos.

Economía

Rafael Méndez, especialista en Proyectos y Magíster en Dirección Universitaria

Respecto al panorama económico de Neiva, los profesores Rafael Méndez y Carlos Salamanca coinciden en una problemática que se enmarca más en el campo de la educación y de la cultura ético/cívica que de la administración pública: la mentalidad del huilense. En ese sentido, el primero afirma que uno de los retos más grandes que tiene la academia, y la sociedad en general, es forjar una clase dirigente mucho más visionaria, con un liderazgo sostenible, que no sea para el beneficio individual sino que potencie el talento humano a nivel regional.

Por su parte, el profesor Salamanca advierte que si bien Neiva está lleno de diagnósticos, le ha faltado carácter para ejecutar, para hacer. Dicha idea la desarrolla con una anécdota: “una vez me dijeron que se estaban celebrando los 25 años del Diario La Nación. Querían hacer una nota periodística y me preguntaron por hechos relevantes que hayan transformado la ciudad. Qué ha pasado, me preguntaron: ¡pues no ha pasado nada!, les dije. Neiva sigue siendo una ciudad que vive del comercio (para ser más específico, del comercio de baratijas. Un termómetro de pobreza es una ciudad llena de Dollar City); los líderes son los mismos y luego nos dejan a los hijos: Losada, Héchem, Andrade…; desde que yo era pequeño les escucho las mismas propuestas: un aeropuerto más grande, revivir el malecón del río magdalena, organizar las finanzas de la ciudad, mover la zona franca, explotar la conexión con el desierto de la Tatacoa (su carretera es de las peores que hay); el director de la Cámara de Comercio lleva 20 años allí y no ha pasado nada. Mi generación, las últimas tres décadas, tuvo un liderazgo pobre. No dejó huella”.

Carlos Salamanca, administrador de empresas, Magíster en Finanzas.

En este panorama, el profesor Salamanca resalta que lo que hay en Neiva, en abundancia, son diagnósticos, “lo cual no es malo. ¡Lo que pasa es que no ejecutamos! No se toman medidas a largo plazo que realmente transformen la ciudad. Hay un documento llamado Neiva 2032. Nos lo regalaron en el 2012 cuando Neiva cumplió 400 años. Está el Huila 2050. Neiva 2040. Huila 2020…”.

Otra problemática latente, en el Huila y el país, es el envejecimiento de la población. Según el último censo del DANE el porcentaje de personas mayores de 60 años aumentó en Colombia, pues mientras que en 1985 esta población era el 3,98%, en 2018 aumentó a 9,23%.

¿De qué vive Neiva?, se pregunta el académico: Regalías, impuestos, comercio… Neiva no tiene fuentes de ingresos, por eso vive endeudada. Mientras tanto la población se envejece; y llegará el momento en el que no tendremos para pagarle la pensión a esa gente. En tal sentido, insistió el profesor Salamanca, la raíz del problema en Neiva es la mentalidad pasiva que tiene el huilense, con lo cual también advierte que la responsabilidad de las riendas de la ciudad no depende solo de sus gobernantes sino también de la población: “las elecciones parecen una fiesta, un carnaval aderezado a punta de tamales y eslóganes vacíos. Cuando pasa ese festín, llegan las personas a los despachos de los ganadores con su hoja de vida debajo del brazo, a pedir trabajo, a cobrar el favor del voto, ¡cuando deberían llegar con proyectos, con propuestas!, esa es la mentalidad que debemos forjar”.

Salud

Dolly Arias, Doctora en Ciencias Básicas Biomédicas

Para la docente Dolly Arias, coordinadora del doctorado en Ciencias de la Salud, de la Facultad de Salud de la Usco, uno de los aspectos que debería ser prioritario en el plan de gobierno de un candidato tiene que ver con la necesidad de formalizar la vinculación de los trabajadores. Para la académica, las personas que cumplen funciones misionales en una institución deben hacer parte de las plantas del personal. “En nuestro sistema de salud casi todo el personal es contratista. En eso todos los gobernantes están en deuda, en relación a todas las instituciones. Hay mucha inestabilidad y rotación laboral. Eso impide el cumplimiento de objetivos, la obtención de buenos resultados, los funcionarios quedan al vaivén de la politiquería. La contratación da réditos políticos, permite manipular a la gente. La gente vinculada de planta mejora sus condiciones de trabajo, su motivación y resultados; mejora la eficacia en el cumplimiento de sus propósitos”, señala Dolly Arias.

Además de eso, agrega, el candidato debe trabajar en la solución de inequidades porque estas tienen repercusiones directas en salud; una ciudad injusta e inequitativa, con tanta problemática de orden social: falta de oportunidades de empleo, de programas de recreación; pobreza en la oferta cultural, la cual sensibiliza al ser humano y lo dispone al diálogo y a forjar lasos afectivos… “de todo eso carecemos, lo cual también repercute en la salud de las personas. Prestarle atención a los sectores que viven en alta vulnerabilidad, porque de allí se derivan muchos problemas de orden social. Hay que evaluar todos estos aspectos en los programas de gobierno de los candidatos, la necesidad de que ellos y toda la sociedad trabaje en la reducción de inequidades a nivel general y en el sector salud, donde hay tantas”, concluyó.

Comunicación y sociedad

Juan Carlos Acebedo, Doctor en Comunicación

Para el académico Juan Carlos Acebedo, doctor en Comunicación, de la Facultad de Ciencias Sociales y Humanas, son varios los aspectos que deben ser tomados en cuenta por los futuros mandatarios gubernamentales. Afirma, hace falta que desde la Alcaldía, junto a instituciones como Empresas Públicas, la CAM, incluyendo a la Usco, entre otras, “se conciban planes y estrategias de comunicación, para que entre esas instituciones y los ciudadanos entiendan la comunicación no como mera difusión y propaganda de las actividades y la gestión de los administradores, sino como diálogo ciudadano, en donde se propicien espacios para el debate y la deliberación ciudadana pública, y por supuesto para ejercicios de control social, en relación con la gestión, manejo del presupuesto y vigilancia administrativa”.

El académico también agregó que hace falta un proyecto, con presupuesto, que permita fomentar medios y espacios de participación ciudadana, comunal, cívica, escolar; “se requiere también replantear la relación con la prensa local y cambiar la práctica de la distribución de pauta por apoyos políticos electorales, con el ánimo de propiciar una relación diferente entre estos medios de comunicación y la administración gubernamental, basada en la transparencia administrativa, en la provisión de información oportuna”, afirmó el comunicador y resaltó también la importancia de fortalecer en la ciudad los Vivelabs, extenderlos a las comunas y garantizar el acceso a internet en la ciudad, de tal manera que se aproveche el acceso a las nuevas tecnologías.

 

Lea todas las noticias del periódico Desde la U:


 

 




Pin It on Pinterest