Search
Martes 18 septiembre 2018
  • :
  • :

Acciones institucionales para frenar el consumo de alucinógenos en la USCO

Dos fallos de Tutela obligan a la Universidad Surcolombiana que se disponga a adelantar el trámite pertinente, con el fin de aplicar las sanciones disciplinarias respectivas a los estudiantes que sean reincidentes en el consumo de estupefacientes al interior de la Casa de Estudios.

Lo anterior, después de calificarse su conducta como gravísima, de acuerdo a los lineamientos señalados en los artículos 51 y siguientes del Acuerdo 049 de 2004, por medio del cual se expide el Manual de Convivencia para los estudiantes adscritos a los programas de pregrado.

De esta manera, la providencia concede a la Universidad Surcolombiana y a la Policía Nacional, un término de tres meses para ejecutar las medidas necesarias que permitan mitigar la problemática de salud pública.

Es importante resaltar, que ambas acciones constitucionales fueron instauradas por estudiantes de la USCO, los cuales invocaron la violación de los derechos fundamentales a la educación, a la salud y a un ambiente sano. Los estudiantes ven afectados su desarrollo académico, porque los consumidores se ubican cerca a los salones de clase, y el fuerte olor incomoda el óptimo proceso de formación y aprendizaje.

Pese a que la actual administración, en cabeza de Pedro León Reyes Gaspar, implementó varias actividades y campañas durante estos tres años y medio, algunas de ellas denominadas Usco Libre de Humo, Ocupación de Tiempo Libre, la implementación de la Zona de Orientación Universitaria – ZOU, la Atención Apoyo Interdisciplinario-Asesoría Psicológica y Remisión a Psiquiatría, o a través de proyectos de investigación como la “caracterización del consumo de sustancias psicoactivas” y el Proyecto Etnobotánica, la problemática sigue en aumento.

De esta manera, los directivos de la Universidad expresaron que continuarán fortaleciendo este tipo de estrategias preventivas, pero también potenciarán otras más drásticas como la reforma normativa y la efectiva implementación del régimen disciplinario estudiantil, el control al ingreso de la Institución y el seguimiento a las personas reincidentes en esta conducta, esta última, tal como lo exigen los fallos.
Aunque este fenómeno es más notorio en las universidades públicas, la práctica del consumo de alucinógenos al interior de las instituciones de educación superior, es más común de lo que parece, porque no solo ha permeado a este sector de la población, sino que se ha propagado a instituciones de educación básica y media de todos los estratos sociales, razón por la cual, es urgente que las todas las instituciones del Estado, trabajen mancomunadamente en estrategias y acciones más efectivas.

Para acceder de forma rápida a nuestros contenidos destacados, DESCARGUE ya la app de UPI Noticias.

Disponible Google Play




Share This